• Teléfono: 91 4218329
  • Whatsapp: 659862554
  • Dirección: Avda Ramón y Cajal Nº 7 MADRID
  • horario: Lun-Vie 11:00AM - 20:00PM

La evaluación completa del rostro en todas sus dimensiones y la búsqueda del equilibrio de todas las estructuras que la componen, es un objetivo primordial a la hora de planteamiento quirúrgico nasal. No podemos observar únicamente a la nariz. Por sí misma no tiene mucho sentido, si no es evaluada junto con el mentón y la frente, respetando las curvas del rostro.

La rinoplastia es, hoy en día, una de las cirugías estéticas más solicitadas y ejecutadas por los cirujanos plásticos.El cirujano debe tener un profundo conocimiento tanto anatómico de las estructuras internas como de la función que desempeñan, para obtener un buen resultado estético y funcional.

La rinoplastia es uno de los procedimientos de remodelación del perfil facial más demandado, por los evidentes cambios que produce en el aspecto del paciente, pero es a la vez una intervención que puede (y debe, en muchos casos) mejorar la función respiratoria.

Es muy común recurrir a una rinoplastia por estética, pero la funcionalidad de la nariz nunca se debe olvidar cuando se planifica esta intervención. Por tanto, cambiar el aspecto de la nariz conservando y mejorando la función respiratoria es un doble objetivo esencial para cualquier cirujano. Un doble objetivo muy presente en aquéllos pacientes que acuden tras una fractura por traumatismo, para corregir problemas congénitos o por dificultades para respirar. Aunque no tanto en aquéllos que sólo buscan la mejora de su aspecto.

Hay quienes acuden a esta operación quirúrgica para ayudar a aliviar algunos problemas respiratorios, como nariz obstruida por tensión excesiva o desviación del tabique nasal. En este caso se trata de una septoplastia, y aunque su procedimiento sea diferente al de una rinoplastia, ambas operaciones pueden realizarse en la misma intervención quirúrgica.

Entre los principales motivos de los que acuden a una rinoplastia estética se encuentran reducir o aumentar el tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta o del puente nasal, reducir la abertura de las fosas nasales, cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior y corregir un defecto o lesión congénitos.

Algunos de los defectos estéticos a los que se enfrenta la rinoplastia son la giba ósea, el hueso que sobresale del dorso de la nariz de una forma curva, las desviaciones hacia la derecha o izquierda de la totalidad de la nariz, las malformaciones congénitas, como las secuelas del labio leporino y paladar hendido y las adquiridas por traumatismos y enfermedades.

LLÁMANOS. La primera consulta en nuestra clínica es GRATIS.

¿No tienes tiempo? No te preocupes, hacemos valoraciones online, envíanos tus consultas por WhatsApp 659862554.

Si lo prefieres puedes rellenar el formulario de contacto o enviarnos un email a info@institutonovakorpo.es